Archivos de la categoría ‘La niña normal…que no soy’

Ciudad Acrópolis, a 8 de junio del 2010

H.H. Diputado Augusto Mendoza Espino
Partido Praunil de la Abundancia

PRESENTE

El motivo de la presente misiva es subrayar aspectos claves tratados en la reunión de hoy los cuales, me temo, no quedaron del todo bien asentados debido a las precarias condiciones de tiempo.

En primera instancia, deseo reiterarle apoyo y aprecio incondicional hacia su persona. Después de escuchar con sumo interés sus argumentos y no con menos agrado sus aseveraciones, es justo por mi parte aceptar que en ocasiones el bulmareo excesivo ha norteado a tal grado nuestra relación, que se vuelva de alta dificultad distinguir la realidad de la ficción. Le invito entonces a que deje de preocuparse por esos menesteres, ya que se han implementado estratégias útiles en el control de azotes, las cuales han servido para eliminar del todo plagas mentales que afectan de gravedad nuestro lazo afectivo.

Por ende y aunado al siguiente punto, deseo subrayar que es usted libre de externar cualquier tipo de opinión que surja por su parte, en cuanto a sus ronquidos y cortes de cabello confiere, apegándonos al Artículo 3° de la Constitución sobre La Libertad del Hombre, su derecho de libre expresión de estas y otras cuestiones trascendentales. Sin embargo, le exhorto a crear entonces un convenio por parte de nuestras dos instancias, en el cual se quede en el ámbito de lo privado aquello que haga estrecha nuestra relación, con el fin de fomentar el hecho de que, yo por usted siento algo bien especial, diputado, algo que me es imposible compartir con algún otro miembro del partido, y eso me orilla a crear códigos de comunicación que solo usted sea capaz de entender.

Asi pues, le insto a realizar una reunión de trabajo el próximo fin de semana. Una cena en la cual podamos hacer caso omiso de cualquier fricción de tipo bipolar que se haya suscitado en anteriores días, debido a mi situación anímica poco holgada, la cual, ciertamente, no crea el mejor de los escenarios posibles. Podemos continuar dicho acto de alianza con un filme en mi departamento, cuyo tema dejo a su libre elección.

Reciba con ánimo mi invitación al diálogo (y a la cena), haciendo votos para que éste llegue a la mejor de las resoluciones posibles.

Sin más por el momento, quedo de usted.

Tanya G. González
Partido de la Precariedad Andante

Anuncios

1. Sea usted muy fea y malcogida.

FIN

De nada.

Hoy fui al Foxys Bar de la Zona Rosa.

Caminaba por la calle de Amberes con ganas de nada, sin oficio ni beneficio y con una pena muy grande, de esas que sólo puedes hablar en confianza con desconocidos.  “Éntrale reina” me dijo el de Seguridad de la puerta. No pasaban las diez de la noche.

-Yo nada más quería conocer- fue la frase ganadora que disculpó mi osadía con uno de los dos Capitanes del lugar, el que me recibió y me dio sitio en una de las mesas del antro casi vacio.

-¿Qué te voy a traer?- decía mientras me lampareaba la carta.

Abrí los ojos cual platos “No, pues no, es que yo nomás traigo cincuenta pesos” balbuceé frente a una lista de costos exorbitados:

Chela 100 pesos,

Brandy 200, 

Refresco de a 80 … “Esteemmm sólo tráeme agua, porfa”. Sonrió.

-Mira amiga, no te preocupes, la primera  te la doy de cortesía- dijo hacia la nada, mientras se levantaba del asiento para dirigirse a la barra.

La música no difería mucho de cualquier otro antro de perdición y muerte zonarosence: mezcla electrónica de esas que a la media hora te incitan a golpearte la cabeza contra las paredes. La diferencia es que, al ritmo de ese punchis-punchis acosador  bailaba una viejota semidesnuda sobre una especie de plataforma con un tubo en cada extremo, una trigueña de cabello corto y vestido repolludo que se paseaba de un lado a otro de la pista dejando en cada vuelta una prenda de ropa,  para – al final-  quedarse solamente en un par de estas: FOTO AQUÍ .

El ambiente se sentía pesado. Sólo tres de cien mesas ocupadas, meseros desesperados por servir, teiboleras listas para sentarse en las piernas de cualquier wey con varo, Capitantes listos para madrear borrachos, en fin … Era mucho domingo y había muy poca gente.

A los tres minutos, dos nenas de poca ropa se sentaron muy cerca de mi mesa, “éste es el momento” pensé mientras me acercaba a ellas.

-¿Ustedes trabajan aquí? – Sonreí mientras me sentaba a su lado.

– Yo sí, flaca, ella no ¿Quieres trabajar aquí?- Y se me iluminó la cara.

-Si pero no bailando, nunca podría quitarme la ropa con tanto gusto, tengo estrías- contesté con cara solemne. Rieron.

-Mira, si quieres le hablamos a uno de los Capitanes y le dices-  Sin dejarme pronunciar una sola palabra más, se voltearon a gritarle a un gordito que no pasaba de los treinta años y los ochenta kilos -Con él, mira- decía una mientras seguía a la otra hacia el baño.

El gordito se sentó a mi lado. Silencio.

– Quiero trabajar, pero no de teibolera ¿De qué más tienes trabajo? – Dije viéndolo directo a los ojos para no distraerme con la música a todo volúmen y la cadencia de la dominicana buenísima a quien le tocaban sus tres canciones de fama.

-Pues puedes trabajar de Hostess, el chiste es meter al lugar  tres clientes por noche, tu turno es de ocho horas; si metes a cuatro  se te pagan cien pesos más de los trescientos cincuenta que se te dan por los viajes-.  Fingí que contaba.

– Y ella por ejemplo ¿qué hace? – Dije señalando a una chava que fácil tenía mi edad. Resaltaba en el antro porque, a diferencia de las otras ocho mujeres que ya llevaba contadas en el Foxys (dos de las cuales reían falsamente sobre las piernas de un fulano muy parecido al Chómpiras),  ella estaba vestida de traje sastre negro y camisa blanca.

– Aaaahhh, ella es boletera, se llama  Blanca – dijo el gordito mientras la señalaba  … “DiezTreceDiezTrece, voy”, simuló que hablaba por su radio apagado, se levantó y se fue.

Mientras, en la pista teiboleril,  Elixir nos deleitaba con un bonito baile al ritmo de My Heart Will Go On pero sin el extrapunch de la cara diarréica del Di Caprio.

Cada que una teibolera bajaba del escenario, se daba una vuelta entre las mesas para ofrecer el servicio Viaje a las Estrellas durante una canción y termine jalándosela en el baño …  mejor conocido como Privado. La chamba andaba floja y todas terminaron sentadas  en la mesa del rincón más próximo a la barra, unas con otras charlando amenamente y juntando sus trikes para largarse.

 A decir verdad, esa era la mesa más animada. Cada vez que se anunciaba una teibolera nueva, las otras siete, cual porra del América gritaban y vitoreaban la hazaña de trepar con diez centímetros de tacón y cinco copas encima los ocho escalones del estrado.  Ya para ese momento, todos éramos hijos de Dios ahogados por el mismo humo apestoso de antro.

Mientras tanto, Blanca – la boletera-  me contaba sobre su romance  con el Capitan. De cuando en cuando le tomaba a su copa  de Torres 5  y me decía lo fácil que era ser teibolera: “No te creas, no es tan difícil y no están tan bien hechas, deberías verlas con luz en el baño”. Risas.

Me la estaba pasando bien y había dejado mis penas nadando en las copas de cortesía 2 y 4 que el novio de Blanca me había servido a manera de agradecimiento por estar platicando con su nena, dejándolo a él cotorrear a gusto con la hostess en turno.

La música parecía no acabarse, aunque la canción que estaba ya la habían puesto dos veces. Ya nadie bailaba y las ocho teiboleras reunidas en una mesa convitaban y reían como grandes amigas. En el antro quedaban dos clientes, uno de ellos dormido sobre la pista de baile, agarrando con una mano el tubo y con la otra una botella Corona.

Fue entonces cuando una duda asaltó mi mente. La única, la más importante que jamás me haya trastocado el seso:

– ¿De qué hablan las teiboleras, Blanca?- susurré a la indiscreta proveedora de cortesías.

– No sé, de si está frío el tubo tal vez-  Dijo viendo de reojo a la zorrihostess que acompañaba a su Capitanazo. Fingí que pensaba.

Con ganas de no quedarme con ganas me levanté de la silla. Las cortesías 3 y 5 me hicieron el mandado. Crucé el lugar vació, me paré detrás de la mesa del rincón teiboleril y traté de escuchar: “…y entonces me dejó salir”  balbuceó una lady de faldita fluorescente, mientras las otras reían. Justo en ese momento, el borracho dormido sobre la pista tomó su segundo aire, se levantó y fue a estrellar su inmensa barriga en la puerta de cristal templado. El lugar entero río mientras dos lo arrastraban hacia afuera. 

Como quien no quiere la cosa, caminé hacia el baño. Una señora teibolera charlaba con una señorita teibolera:

-Hoy no hubo casi gente, chaparra, pero por lo menos no me voy con las manos vacías- lloriqueaba quitándose el corset melocotón con encaje.

– Pues si mana, por lo menos-  decía la otra con las pestañas en la mano.

Salí.

El lugar ya estaba por cerrar, no sé cómo ni cuándo se me habían hecho las dos de la mañana ahí.

-Ya me voy, Blanca.  Muchas gracias por las cortesías- dije al dar la última mirada al lugar.

Fue entonces cuando descubrí aquello que ningún mortal haya podido;  eso que los hombres se platican  unos a otros en las pijamadas como cuento de cuna antes de dormir y las mujeres fingimos suponer cuando alguien nos dice que a laprimadeunamiga le va bien como stripper; algo que yo jamás creería si no lo hubiera visto con mis propios ojos:

Las teiboleras no platican de nada; solamente se besan entre ellas con un dejo de pasión en los labios, vistiéndose unas a otras para salir del antro.

Si hay Dios, sabe el peligro de que el hombre piense, por eso inventó la tele.
Si hay Dios, sabe lo difícil que es articular sentimientos, por eso compuso la música.
Si hay Dios, sabe lo que es la soledad y  le dio send to the world al internet.
Si hay Dios, supo lo que es el desamor y amasó el chocolate.
Si hay Dios, sabe lo que es la belleza y la opacó con la envidia.
Si hay Dios, sabe lo que es la insatisfacción, por eso instruyó a sus bástagos en el arte de la masturbación ( y es socio mayoritario del Viagra).
Si hay Dios, sabe lo penoso que es preguntar pendejadas, por eso inventó YAHOO RESPUESTAS.
Si hay Dios, temió del huracán envuelto en fémina; fue entonces que decidió alimentar con manzana a la mujer.

Hoy le cedí el paso a un anciano, cargué las bolsas del mandado a una doña y salvé a un perro de las inclemencias de un pesero. Extrañamente, no me siento mejor conmigo mismo.

Creo que no me he podido recuperar desde que esa mujer entró en mi mente. No he podido comer, ni fajar a gusto. La llevo como una maldición japonesa a todas partes.

Lo último que recuerdo de ella, es la perfecta horma de mis manos sobre su cintura, su aliento alcohólico, sus ganas de aferrarse  a mi cuello. Son sus manos lo que más duele cuando la pienso lejana, impávida y ajena a lo nuestro. Es como si sus labios me hubieran quemado el alma, dejando una marca fría sobre mi piel caliente todo esto mientras se revolcaba en el piso con mi mundo.

“Que lo que yo compre, sea lo que me venda” es mi lema siempre para escoger. Aquí el problema es que ella no vendió nada y yo muero por regatearla. Aunque pese, aunque enloquezca. Es un amor cuarteado, que se desliza en pedacitos tristes por la bañera cuando la pienso.

Que soy muy hombre, es cierto; que los hombres no lloramos por viejas, también muy cierto… mucho menos lo hacemos las mujeres.

Al fin y al cabo todos tenemos un dejo homosexual y el dobleteo corriendo por las venas ¿no? … bueno, eso dice Freudy y por salud mental, le creo.

 

 

Tú y yo es una buena idea, un buen invento, sería divertido de menos….

Regresa.