Soy cobarde, la peor de todas

Publicado: 14 noviembre 2010 en Sin categoría

Aún recuerdo,  todo pasó en un segundo, en un abrir y cerrar de ojos. La luna estaba muy alta, demasiado como para alcanzarla, así que bastaba con sólo mirarla e iba  mirándola cuando alguien me dejó ciega. Eran casi las tres y media de la mañana, me encontraba a punto de salir del trabajo. Mi madre no estaría esperándome en el callejón como otras veces. Estaba tan cansada que no sé cómo tomé valor para caminar, no sabía cómo defenderme, escuche mil veces la misma historia y mil veces la negué, porque a mí no me pasaba. Pero en ese segundo entendí el trasfondo de todo: Los seres humanos borramos de la cabeza aquello que no nos gusta. Todos los nombres pasaron por mi cabeza. Las muertas se abrían paso en mis ideas marchando tan lenta y fugazmente: sus cuerpos, las notas de periódico, sus ropas carcomiéndose en el desierto… Y de pronto Carmen saltó de la fila de las almas en batalla. Ella, Carmen, era mi mejor amiga, a quien creí malagradecida con sus padres, a la que pensé en una noche huyendo con su novio. Pero ahora formaba parte de las filas del ejército de a los que se les extraña; fue entonces cuando comprendí que ya no volvería a mi trabajo, ni a ver a mi familia; que por ser mujer tenía que cerrar los ojos orar en silencio esperando un milagro. Y pensar que el estúpido gobernador de Chihuahua nos tachaba de putas ¿Puta yo? Si lo único que hacía era trabajar, obedecer a mi madre que me aconsejaba no casarme ni tener novio. ¡¡Putas!! así nos dicen. Se me vino a la mente la niña de 5 años ¿Acaso también ella era puta? Tenía un prostíbulo en el jardín de niños o qué. El tiempo fue egoísta… y se detuvo. No pude contar los minutos, me bajaron del auto casi a tientas y caminé con un arma sobre mi cabeza. Sus voces mostraban gozo al verme caer y levantarme tambaleante por lo débil. Una voz ordenó –Alto- y me detuve como cachorro asustado. No sé en qué me senté esperando el fin, pero no. Ellos seguían su ataque y me levantaron a patadas, una cuerda sostuvo mis manos y mi rostro quedó cubierto por una bolsa de plástico, me tiraron en la arena aún caliente, donde me retorcía de dolor. Me quedé quieta escuchando como mi respiración desvanecía.

Una voz dentro de mí dijo -Quiero que me perdones si alguna vez he dejado correr deprisa el silencio. Es necesario morir en un rincón en donde esté a salvo de la pena. Pasan los días, las semanas, meses y años; todo es el mismo recuadro. Una muerta y los sonidos son imperceptibles, como en el bosque, comienza a ser ahogada la luz de una vela.

He escuchado tus más diminutos gritos y no puedo, no sé como decirlo. Soy culpable, quizá en la muerte sepa encontrar al verdadero asesino. Posiblemente allá deje de tener miedo y pueda apuntarlo. Aquí no puedo oír, mirar, ni decir me han infundido temor y soy cobarde, la peor de todas, por no poner alto al fin de tus sueños, mis sueños-.

Ya estoy muerta y aún así soy juzgada.

 

Después de una década, los asesinatos suman ya más de 300 y las desapariciones de mujeres más de mil.  México es el único país en el que se mata sistemática y continuamente a mujeres jóvenes con torturas, incluida la violación y mutilaciones por el sólo hecho de tener cuerpo de mujer.

Anuncios
comentarios
  1. Necio Hutopo dice:

    Efectivamente… Y lo que es peor, en México es el único país en donde el irresponsable que no supo detener historias como ésta (o esta otra*) es premiado con un cargo en el Gobierno Federal.

    *Dar click para ir a ella

  2. Somos cobardes. Y es tan inmensa la cobardía que es exigua la forma en cómo nos corroe el cuerpo a poco. Si aún después de muerta me juzgan, entonces empiecen ahora, bola de cobardes todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s