Para los hombres sólo hay dos tipos de mujeres: las que sirven para esposa y las amantes.

Las que son esposas…bueno, ellas tienen el cielo del buen nombre comprado y la legitimidad de la alcoba ganada. Son aquellas buenas mozas, cuya fuerza de voluntad infinita, les permite cerrar las piernas y apretar la boca con tal de portar dignamente un bonito anillo de cuatro kilates, casarse de blanco y tomarse fotos en carrozas tapizadas de moños color hueso.

Las amantes, son personas más divertidas; esparcimiento que la gente de buenas costumbres ya no se permite tener. A ellas, igual que a toooodas las mujeres, claro que les importa el Qué dirán, pero son féminas capaces de sobrellevar el momento aciago que provocan los desaires femeninos de aquellas que no se atreven, y los desamores masculinos de aquellos que se aprovechan. Su secreto: renunciar al miedo escalofriante del ¿Me va a llamar? un día después de enamorarse durante un cuarto de hora.

La cajita de monerías culturales que le pesa al género masculino, no les permite expresar sus emociones plenamente porque…En este pueblo los machos no lloran, cabrón. Cuando alguien no es capaz de expresar lo que siente, mucho menos puede saber, a ciencia cierta, de qué forma ubicar a la gente por lo que le hace sentir. Triste aunque cierto, a veces los hombres no tienen la culpa de ser patanes.

Para las mujeres la realidad es diferente. Las ladies son especialistas en lo que a las relaciones consta. Una mujer, dependiendo de lo que su frontera cultural y visión social le permiten es capaz de formular en menos de cinco minutos una tabla taxonómica de los tipos de arpías que rodean a su macho alfa.

Las hay aquellas que le apuestan fuerte al cuerpo: se conocen bien, saben moverse y conocen el secreto milenario de cómo caminar en tacones sobre empedrado: hacen del buen vestir una forma de vida. Otras más, le apuestan todas sus fichas a las letras, la razón y la Retórica. Hay muchas, muchas más, que delegan su éxito al chantaje para dominar al hombre, y otras cuantas, se disfrazan de un halo inocentón; que, si me preguntan a mi, no importa cuán hipócrita sea, siempre hace vibrar la ropa interior de los caballeros.

Lo curioso del caso es que, una mujer, como sea y se acueste lo que se acueste, puede ser esposa y amante, aunque no siempre para el mismo hombre. Todo depende del cristal con que se mire y lo que este dispuesta a sacrificar en la vida.
Yo me quito de pedos con categorías baratas y mejor ubico a la gente no por su vestir, ni por su hacer, sino por su palabra. Yo soy retro que piensa que el lenguaje es el único horizonte que tiene el hombre para entenderle al mundo. La vida existe siempre y cuando pueda ser nombrada. Incluso, las letras dicen más de nosotros mismos que nosotros de las cosas.

Por eso, yo siempre dudaré de un caballero que le llame puta a la dama que alguna vez amó, y pasar sin ver cuando una mujer de cariño dice: Te amo, zoquete.

También, me declaro incapaz de confiar en los chinos desde que uno respondió: -¡Nah, mucha carne! – cuando le preguntaron si yo le gustaba, (gracias por leer eso, me ahorraron millones de pesos en psicólogos que utilizaré mejor para dispararle chelas  a mis cuates) pero bueno, esa… es otra historia.

Anuncios
comentarios
  1. Lady_Jesus dice:

    Te quiero…
    Así, sin más ni menos 🙂

  2. Luis dice:

    Creo y dije sólo creo; todavía queda otro tipo,
    no son ni las amantes ni esposas.

    Alguien que disfruta de tu compañía sin más. / o alguien simplemente queda estoico.

    Saludos

  3. cecilio vilchis dice:

    como sea todas están tristes

  4. Ms Flowers dice:

    Mmm… bonito y ahora, ¿qué soy yo?
    Ámote maridaaaa!!!

  5. Ese Mike dice:

    I think I love you.

  6. Kyuuketsuki dice:

    Los chinos son unos idiotas. Yo pienso lo contrario de lo que pensó él 😀

  7. Zanahoria dice:

    ¿Y ora? ¿Volvió a cerrar Twitter?

  8. karate pig dice:

    Bien, bien, pero creo que falto una categoria de mujer:

    La que juega futbol.

    estas segura que el chino se referia a ti y no al plato de chop suey que habia que llevar a la mesa 8?

  9. Acabo de dar con tu blog por recomendación de la revista emeequis y me gusta. ¿ya leíste La loca de la casa (de Rosa Montero)? Cuadra con la parte de la literatura que mencionas en tu post. Saludos

    • amante_bandida dice:

      Hola. Muchas gracias por tomarte el tiempo para leer mi blog :3
      No la he leido pero por recomendación tuya la pienso buscar.
      Te mando un saludo y espero sigamos en contacto.
      Buena vibra.

  10. andrea dice:

    llegue igual por la revista emeequis… me gusto el blog! saludos ojala posteearas mas seguido.. pero entiendo q es dificil darse el tiempo. un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s